Afrontar una entrevista de trabajo

Cuando se nos presenta la oportunidad de acudir a una entrevista laboral pasan por nuestra cabeza cientos de inseguridades que en muchas ocasiones no nos dejan ser nosotros mismos al 100% y nos impiden mostrar nuestra valía para ese puesto de trabajo.  Para evitar que esto nos ocurra, vamos a tratar algunas ideas que debemos tener en cuenta para afrontar con éxito esta situación: cómo vestirnos, cómo actuar, qué decir…

En primer lugar, previamente a la entrevista haremos frente a una fase en la que debemos prepararnos para obtener el resultado esperado:

1. Es el momento de informarnos sobre la empresa, a qué se dedica, cómo lo hace, cuál es el perfil de sus trabajadores, qué busca… Una búsqueda en su página web nos dará la información que necesitamos y con ella estaremos preparados para cualquier pregunta que nos hagan al respecto.

2. Debemos ofrecer una buena imagen personal, profesional y acorde a la situación. Si nos sentimos cómodos con nuestra imagen, nos sentiremos seguros de nosotros mismos lo que nos ayudará a superar esta entrevista con éxito, por lo que una vez que has obtenido la información de la empresa deberás elegir un atuendo que sea acorde a ésta, formal, y fiel a tu estilo. Lo más adecuado para el hombre es que vaya vestido con traje, camisa, zapatos y corbata. La etiqueta femenina es más amplia y por tanto acepta una mayor variedad, pero si dudas con la vestimenta puedes optar por un traje clásico de pantalón o falda, camisa y americana. Evita los complementos innecesarios y utiliza un maquillaje sencillo.

3. Nadie te conoce mejor que tu mismo. Piensa en aquellas virtudes y puntos fuertes que sabes que posees y poténcialos, incluso practica en casa tus respuestas a posibles preguntas que sabes que pueden hacerte.

Una vez que hemos realizado este ejercicio previo ya tenemos parte del trabajo conseguido, ahora tan sólo hace falta ponerlo en práctica:

1. El día de la entrevista intenta mantener tus nervios a rajatabla, elimina los pensamientos negativos, piensa que eres capaz de conseguir el puesto y utiliza tu imagen, como hemos dicho, para ganar seguridad en ti mismo y ayudarte en esta tarea.

2. Lleva un curriculum impreso para entregárselo al entrevistador. Debes conocerlo a la perfección para responder sin dudas a las preguntas que puedan hacerte sobre él.

3. Tus gestos deben decir lo mismo que tus palabras. Adopta una postura cómoda, mira a tu entrevistador a los ojos y sobre todo sonríe, te ayudará a mostrarte natural y sencillo y darás una muy buena impresión.

4. La mejor manera de no transmitir nerviosismo es evitar gesticular en exceso. Habla despacio y con tranquilidad y contesta de manera breve y concreta.

5. No te olvides de que lo más importante es mostrar lo apto que eres para el puesto de trabajo así que cuando te pregunten sobre ti mismo explica con claridad tu formación y experiencia y los resultados que has obtenido en otros puestos de trabajo o con tus estudios. Estate atento a las preguntas y se educado en tus respuestas.

Consejos entrevista

Fuente de la imagen: http://www.forbesmagazine.es/actualidad-noticia-detalle.php?codigo=109

¡¡Mucha suerte y a por todas!!

Anuncios

Comunicación no verbal

En el mundo del protocolo  y de la organización de eventos y actos es fundamental tener en cuenta la comunicación, tanto la comunicación verbal que generamos a través de nuestras palabras, como la comunicación no verbal, aquella que transmitimos a través de gestos, posturas, expresiones… y que en algunas ocasiones, como se suele decir, nos juega “malas pasadas”.

En una entrada anterior os dábamos algunas claves para intentar hacer frente al temor a hablar en público, y una vez que hemos tenido en cuenta esas claves, debemos conocer también algunas técnicas para poder manejar el lenguaje no verbal y así mostrar naturalidad y seguridad, aspectos muy importantes en el día a día y que pueden ser de gran utilidad cuando tengamos que dar una charla o discurso.

Los recursos que se deben tener en cuenta son:

  • El contacto visual: Los ojos son el elemento más expresivo de la cara por lo que tenemos que intentar mantener contacto visual con aquella persona o personas a las que nos estemos dirigiendo. Sin embargo, el contacto visual no debe ser forzado, mirando directamente a los ojos durante largos periodos de tiempo, si no que se aconseja, en el caso de que sea un auditorio, mirar sucesivamente a diferentes personas de la sala durante 3 y 6 segundos.
  • El gesto: La mayor parte de los gestos que realizamos son inconscientes por lo que lo más importante es transmitir naturalidad a través de ellos. Deben ser gestos enérgicos y entusiastas cuando se quiera hacer énfasis en alguna parte de la charla o conversación. Deben evitarse los tics nerviosos y los gestos bruscos.

Hay que tener en cuenta que la mayor parte de los gestos se realizan con las manos, la cabeza y las expresiones faciales:

– Las manos deben colocarse a ambos lados del cuerpo con naturalidad.

– La cabeza ha de mantenerse erguida para mostrar seguridad, y tener en cuenta que hay ciertos movimientos de la cabeza que pueden contradecir lo que estamos diciendo.

– Las expresiones faciales son muy importantes porque también pueden aceptar o negar lo que estamos diciendo, por lo que debemos transmitir sencillez y tranquilidad y siempre mostrar una sonrisa que será la que nos ayude a sentirnos mejor y a conectar con las personas a las que nos estemos dirigiendo.

  • La postura: Se refiere a como se mantiene el cuerpo cuando estamos de pie, sentados, andando… de modo que expresan el estado emocional de la persona.

Si estamos de pie lo más adecuado es estar erguido, recto, pero no rígido. Los pies deben estar un poco separados, y los brazos, como hemos dicho, a ambos lados del cuerpo de manera natural. En el caso de que nos movamos, o estemos andando, lo mejor es andar seguro, relajado y con sencillez.

Si estamos sentados, al igual que en el caso anterior, debemos mantener el cuerpo recto, y evitar tics como cruzar y descruzar constantemente las piernas para no transmitir nerviosismo.

Como resumen, la idea fundamental y más importante es la naturalidad, mostrarnos seguros de nosotros mismos, sencillos y cómodos con lo que estamos haciendo, de este modo el nerviosismo se reducirá y encontraremos la postura más adecuada para nosotros.

¡Prueba algunas de estas técnicas a ver si te funcionan!