Pánico a hablar en público

Como bienvenida a este año nuevo 2013 decir que os deseamos lo mejor para esta nueva etapa:  mucho amor, salud y trabajo en todo lo posible. Por ello queremos estrenarnos y regalaros  una entrada que puede ser bastante útil para todos, porque no sólo se puede aplicar al mundo de los eventos, si no también a la vida cotidiana y al mundo laboral: el pánico a hablar en público.

¿Sabías que el pánico escénico o miedo a hablar en público es uno de los peores y más frecuentes temores que afectan a la gente por delante del miedo a las alturas incluso el miedo a la muerte? Por lo tanto debemos asumirlo como algo normal que afecta a cualquiera incluso a los más expertos.  Lo mejor para superarlo es reconocer el problema, familiarizarnos con nuestras reacciones físicas y psicológicas  y enfrentarlas.

Síntomas físicos del miedo a hablar en público: agitación nerviosa, temblores, cosquilleo en extremidades, sequedad de boca, exceso de sudor, corazón a mil y molestias de estómago. Lo que normalmente incrementa estos nervios es que el comunicador se pone en lo peor imaginándose situaciones imprevistas y se exige demasiado perfeccionismo.

¿Como acabar con esos síntomas del miedo a hablar en público? Te proponemos siete claves esenciales para luchar contra este temor:

  1. Reconoce la situación, identifica ese problema psicológico que te está bloqueando, familiarizate con el y transformalo en algo normal y cotidiano quitándole importancia.
  2. No hace falta hacerlo “perfectísimo”: es normal que se nos olvide algo, quedarnos en blanco, no tratar un tema… Pensamos en lo peor, en que nos va a ocurrir cualquier cosa cuando estemos exponiendo y luego nos damos cuenta que realmente no lo hicimos tan mal. Además intentar ser perfectos aumenta la ansiedad de manera importante.
  3. Una buena autoestima: refuerza los sentimientos positivos y expulsa los negativos. Usa tus virtudes y reafirmate en lo que eres ¡Todo va a salir bien!
  4. Relájate: Existen muchas formas de relajarse: respirar hondo, escuchar música, tumbarse e intentar no pensar… cada uno tiene que encontrar la que más le convenga para huir de los pensamientos negativos y liberarse un poco.
  5. Prepárate y práctica: el hecho de practicar la charla,  conocer a los públicos, trabajar en la organización y estructura de la presentación… ayuda mucho a romper con la ansiedad y el miedo.
  6. Empieza con energía: el inicio es el peor momento, una vez que se arranca los miedos y ansiedades tienden a ir desapareciendo. Un elevado tono de voz y una sonrisa, no dejarse llevar por el pánico cuando nos tiemble la voz, llevar muy preparada y ensayada la introducción y el establecimiento  de lazos de afinidad con la mirada de caras amigas entre el público nos ayudarán a superar los miedos y relajarnos.
  7. Felicitate cuando todo salga adecuadamente: conforme el miedo va desapareciendo, te sentirás mucho mejor, más relajado y seguro de ti mismo, tendrás más en cuenta otros factores de la presentación y todo saldrá fluidamente sin darte cuenta.

Ahora es tu turno, prepara tu presentación, ensayala y ¡a por ella!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s